Empecé a esquiar para ayudar a la gente

19.01.10 – 00:57 – A. M. | SIERRA NEVADA.

Irene Villa es la cara más mediática de la Fundación También y, aunque el esquí se ha convertido en su mayor pasión, asegura que al principio no quería practicarlo.
En 1991, esta madrileña de 31 años sufrió un atentado por parte de la banda terrorista ETA en el que perdió las piernas, pero lejos de hundirse, Irene desprende vitalidad y optimismo. Una fuerza que esta licenciada en comunicación audiovisual se empeña en transmitir a toda la sociedad a través de diferentes actividades.
- Viéndola esquiar, nadie diría que no le gustaba.
-Lo cierto es que al principio empecé para demostrar a los discapacitados que es posible hacer muchas cosas. El objetivo era ayudar animando a la gente a practicar deporte. Lo que pasa es que poco a poco me fui metiendo y hoy el esquí es una de mis mayores pasiones.
-Y eso que tuvo una grave lesión esquiando.
-Sí, pasé un bache cuando tuvieron que operarme del cuello. Sufrí una caída complicada y tuve que pasar por el quirófano en 2008, pero me he recuperado bien de las lesiones y puedo seguir con el deporte con normalidad.
-Usted es un espíritu inquieto.
-Bueno, lo cierto es que tengo muchas aficiones, soy muy activa. Practico otros deportes, pero es en el esquí donde me vuelco más. He tenido buenos resultados en las competiciones y quiero continuar, aunque este año las fechas de los Campeonatos de España no son muy buenas para mí y eso afectará seguramente a mi rendimiento.
-¿Con qué actividades compagina el deporte?
-Otra de mis pasiones es el periodismo, por eso estudié comunicación audiovisual. Actualmente trabajo en un programa de radio y escribo una columna fija en un periódico. Estas actividades las compagino con las conferencias y los congresos a los que asisto. Soy una persona bastante activa.

Comentar

*

captcha *